NO ES PRIMERA VEZ QUE FISCAL DE ARAUCO SUFRE VUELCO EN INVESTIGACIÓN DE CASO DE CONNOTACIÓN SOCIAL

NO ES PRIMERA VEZ QUE FISCAL DE ARAUCO SUFRE VUELCO EN INVESTIGACIÓN DE CASO DE CONNOTACIÓN SOCIAL

No es primera vez que el fiscal de Arauco, José Ortiz, sufre un vuelco en su trabajo como persecutor. El año 2004 imputó el delito de violación y parricidio a un obrero de Curanilahue, mismo que fue absuelto por la justicia, ya que se descubrió finalmente que había sido su cuñada la que dio muerte a la hija de este hombre.

En aquella oportunidad el imputado pasó cuatro meses tras las rejas, todo por un error en la investigación que encabezaba el fiscal José Ortiz. En la actualidad, este hombre se encuentra radicado en la región de Ohiggins, debido a que en esos años fue bautizado por la prensa como el Chacal de Curanilahue, y pese a que se hizo público este grave error, el daño para este obrero ya había sido causado.

El fiscal Ortiz, hoy, tiene como imputado al tío abuelo de Tomás Bravo, menor que fue hallado sin vida, tras estar extraviado durante nueve días. En la audiencia de ayer no hubo pruebas contundentes contra la persona a la cual el Ministerio Público imputa el delito de homicidio calificado y por lo mismo el tribunal araucano desestimó aplicar la medida cautelar de prisión preventiva.

A través de redes sociales la opinión pública ha cuestionado el actuar de la Fiscalía en el caso de la muerte del pequeño Tomás, lo mismo han hecho los familiares directos del único imputado por esta causa. En este caso será la Corte de Apelaciones la que deberá pronunciarse por aplicar o no la medida cautelar de prisión preventiva, esperando que esta vez, no exista un error como en el año 2004.